5 de febrero de 2009

VOLVER...

Tras unas cuantas semanas dándole vueltas al asunto, he decidido no pensarlo más y crearme un nuevo blog. El otro fue víctima de los arrebatos de una loca desmañada que casi dejó de escribir después de exterminarlo, mujer con la cual no tengo absolutamente nada que ver, como ya habrán supuesto.
No sé por qué lo de el CÁNTARO DE LAS ACERAS. No sabía qué título ponerle, puse la mente en blanco y la palabra cántaro me vino a la cabeza. Las palabras zaguán y cántaro me visitan últimamente. Cosas de tildes, supongo. Luego vino la imagen, que me gusta mucho, así que fue fácil concluir con que "el cántaro de las aceras", podría tener sentido. Viva la subjetividad...
Y aquí estoy, creando mi primera entrada después de varios meses en silencio bloggeril.
Nada más por ahora, a parte de BIENVENIDOS USTEDES Y BIENVENIDA YO a este viaje por las alcantarillas, o por los bordillos, o por los cántaros de las aceras, yo qué se.

6 comentarios:

Herman dijo...

Bienvenida, Lau. Preocupados nos tenías. Un beso.

Carz dijo...

Pues me gusta la imagen que me sugieren los cántaros de las aceras: por ellos se escapan nuestros desprendimientos, sean voluntarios, forzados o fortuitos.

Pero lo que más me gusta es que estés de vuelta.

Un beso.

NABUKO DONOSSOR dijo...

WELCOMEEEEE AGAIN LAURAAAA!!!!

PARA TODOS TUS FANS ES UNA GRAN NOTICIA TU VUELTA!!!

ABRAZOS INTENSOS, JEJE!!

Pablo dijo...

Ya tardabas, Laura :)

Me gusta mucho el título.

Un beso.
Pablo.

Jaime dijo...

Qué bien!
Sabes que me alegro de verdad de que hayas vuelto... a que si!
Un beso enorme con tempo de jazz... (me pregunto porqué sólo se escucha jazz en los locales de los relatos y no en los de la otra vida...).

danikardone dijo...

a mi la imagen me encanta, además de que sonoramente lo encuentro una cadencia preciosa.
lo que no me gusta es el color de fondo que has puesto al blog. NO. es un color que no te va ni un pelo... no quieres replanteártelo ;) con cariño, eh?


P.P.: por cierto, ya sabes que en eso etoy totalmente contigo: VIVA LA SUBJETIVIDAD!