24 de junio de 2009

San Juan

Apúrame en el último vaso
antes de caer rendido sobre la alfombra,
el hielo se ha derretido del todo
y hay un mar de ginebra ahogándome los pies.
Fíjate, sólo se escucha mi respiración
y la sirena del camión de los bomberos
que canta a los marineros
borrachos como tú
y los adormece entre las cenizas
de las hogueras de San Juan.
La luz de los fuegos ajenos
adorna nuestra ventana rota
y yo, mírame,
sin poder apenas con mi alma
ni con la tuya,
te alcanzo y te levanto del suelo
y te amamanto con el alquitrán caliente
que me ha secado los pechos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta lo q escribes Lau´, como lo escribes... tanta fuerza, creo q es de lo mejor q te he leido últimamente. Puede que tb la época ayude, pero todo lo que escribes me parece que está hecho con las entrañas.

Ladrón_De_Versos dijo...

"sin poder apenas con mi alma
ni con la tuya,
te alcanzo y te levanto del suelo
y te amamanto con el alquitrán caliente
que me desgasta las entrañas."

Buen final... saludos!

hadanevada dijo...

el hielo derrite el mar de ginebra bajo mis pies....prefiero que se la beban ellos...mis pies...no me gusta la ginebra...

pero me encantan tus escritos, son super...nose...como explicarte, ajenos y familiares...te busco entre ellos, te veo y luego me pierdo en tu silueta..es precioso...
besitos...hasta mañana....
que nerviossss