10 de agosto de 2009

Me gusta venir de compras

Si pudiera llorar en pleno centro comercial
a gritos
doblada sobre mí misma
con las manos llenas de agua apoyadas en cualquier escaparate
con el bolso abierto en el suelo
y los rizos deshechos
llorar a gritos
en pleno centro comercial
y que vengas
tú, no sé si tú
alguien
y me abrace cualquiera
Te quiero te quiero
seas quien seas
gracias por sostenerme
Yo también te quiero
no llores no importa nada tiene importancia
Llorar a estómago pleno
a lágrima harta
y escurrirme entre tus brazos
o los de él
los de alguien
para volver al suelo
Quienquiera que seas
lárgate
no me sostengas no pasa nada todo está bien
me gusta venir de compras

6 comentarios:

Joaquín Artime dijo...

Y darte cuenta que has comprado algo que no tiene precio.

Carz dijo...

Todo lo que no tiene remedio ha de estar necesariamente bien y necesariamente mal, de lo irremediable es absurdo hacer juicios de valor.

Por un momento te he imaginado desconsolada y me he dado cuenta de que no te serviría cualquier abrazo y de que no le pedirías que se largase a cualquier otro.

Estoy escuchando uno de los dos nocturnos póstumos de Chopin (do sostenido menor) interpretado en fortepiano original de la época, un Broadwood de 1845, y la noche se impregna de algo parecido a la melancolía positiva. A veces es bueno volver al origen, aunque sea sólo una intuición.

Otro abrazo, lau.

Reinadelmango dijo...

Ay, qué alivio que no me pase a mí sola...

Anónimo dijo...

Me encantaría que no te sirviese cualquier abrazo.

Besos!

La paciente nº 24 dijo...

Tú te inventas un abrazo, más o menos sonámbulo, la borrachera del llanto, te inventas unos brazos que fundan te quieros, te creas algo que no tiene presente, pero que existe porque lo has escrito, cada lágrima, como una alfombra de agua en el suelo, con insistencia de estómago vacío, en un centro comercial, como una compradora compulsiva va a comprarse una tristeza y un destino.

a pena grande dijo...

Muy bueno..muy bueno..
Estás escribiendo a Laura viva.
El final se merece mil plas plas.
"Lárgate..Me gusta venir de compras."
Genial todo el poema.