27 de marzo de 2010

Me declaro ignorante

_

Me declaro ignorante

Cada poro de mi piel

es un agujero abierto

hacia el vacío

Es más sabia que yo

la brizna de hierba

la espina en el costado

de algún Jesucristo de más.

Ignorante, ya ves,

no sé ubicar Kazajistán en el mapa

no sé de Heidegger

ni del valor atómico del oxígeno

Me declaro ignorante

de luces y diciembres

de noticias y humos

senténciame

pero sé compasivo

ya ves

apenas sé de este desierto negro

que me conforma y me agota

cómo iba a entender

tu lengua de versos blancos

tu andar de ratones ciegos

tus ojos destilando rabia

sobre mi cuerpo desnudo

tus ojos

destilando rabia

sobre mi cuerpo

desnudo

5 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Como diría el enorme Raphael,qué sabe nadie...

Joaquín Artime dijo...

Saber que no sabes, ya es saber.

Joaquín Artime dijo...

Por cierto, me encanta.

Céfiro dijo...

No sé como he llegado hasta aquí... pero me alegro.

La paciente nº 24 dijo...

Eres ignorante de cosas inútiles, eso está bien, igual todos somos ignorantes de algo, no hay ni tiempo ni ganas para saberlo todo ¡Qué aburrido saber de átomos si no son para poseerlos! ¿no? Pero tú sabes de mucho, sabes del desierto, que viene a ser el 30% del total de la tierra. Así que sabes el 30% de las cosas, que es, más o menos, el porcentaje exacto de las cosas útiles.

Y por la lengua –de versos- blanca,, no te preocupes, te cuento; eso es que está malo del estómago, eso me lo dijo a mí el médico.

Por cierto, felices 100.