18 de marzo de 2010

No puedo menos que sonreír

frente a tu pelo recién desenfocado

tus ojos de niño tímido

desembocando en algún escaparate

o en los tejados sembrados de flores

de esta nuestra ciudad

Me hacen gracia tus andares de tango

tu aprender de pingüino marrón

los libros memorizando tus dedos

pacientes de aire y sementera

Todo esto para decirte

que me alegra derramar contigo los pasos

armar y desarmar las calles

cambiando el sentido de los mares

reparando grietas y naufragios

plantando barcos sobre las aceras.

3 comentarios:

Joaquín Artime dijo...

Que no pasen diez días hasta el próximo. Siempre hay algo sobre lo que escribir. Pongamos, por ejemplo, que las ratas ahora viven en el cielo.

Besos.

a pena grande dijo...

No recuerdo si alguna vez te expliqué, Lau, el significado de mi nick.
Significa "la peña grande".
No sé por qué precisamente a estas horas me acaba de atacar el miedo.
Los miedos enormes los tiro al otro lado del río.
Vale, no dejaré que el miedo me domine.
Nunca hasta ahora mismo había reparado en el exacto sentido de esa expresión: "Dejarse dominar por el miedo".
Así que releo tu poema y, aunque no me lo considere de los mejores tuyos, me sirve para recordar a un viejecito al que hace años le enseñabas a tocar el piano. Escribiste entonces algún post sobre aquel señor ¿Te acuerdas? Claro que sí.
Yo tuve menos suerte que él, porque la primera profesora de piano que tuve ni era poeta ni se significaba por ninguna cosa en particular. Ahora no la reconocería. Tenía una tienda de discos. Allí compré un vinilo de Billy Joel, muy bueno: "An innocent man". Había una canción en ese album que me hartaba de cantar. La de "Uptown girl".
Todos mis vinilos estaban fuera de sus fundas, rayados, tirados en el suelo de mi habitación, muchos debajo de la cama.
Cuando llegó el invento del CD, compré el primer modelo que salió al mercado. Un aparato pesado y voluminoso. Philips. Mejor sonido que la mayoria de los actuales. Tiré todos mis vinilos a la basura. Sólo me quedé con dos o tres "emblemáticos": el Sargent Peppers y el Teaser and the firecat, que ahora andarán por el trastero.
Recuerdo que fui al Corte Inglés a quejarme porque en mi flamante Cd player Philips no se apreciaba la verdad de la música, como en el viejo fonógrafo de agujas. Menuda decepción llevé. A uno siempre lo están engañando, desde que nace. Como decía León Felipe ...la cuna del hombre la mecen con cuentos.
Hoy me dijo que estaba rota y se marchó sin despedirse.
Me quedé fastidiado y herido, pensando en los mil y un significados que le doy a un gesto, hasta que me acordé de ese miedo del que hablaba al principio.
Pero vine aqui para olvidarlo, no?
Bueno, acabo de ver un montonazo de youtubadas, pero al final dejo el de la canción que me está ayudando a levantarme desde hace más de un mes. La letra es otro cuento, pero me lo trago, porque hay voces y ritmos que hacen creíble cualquier mentira.
qué_sería_del_viejecito_de_Lau?
((Me gustó mucho lo de "cambiando el sentido de los mares"))

Laura dijo...

JOAQUIN, ok, lo ´tendré en cuenta.

LAPEÑAGRANDE, Qué sería de mí sin ti... muchísimas gracias por darme estos pedacitos tuyos de vez en cuando... y por la canción. Te dije que te quería mucho?? Un abrazo
NOTA: (EIRE se ha venido a colgar de mis piernas en cuanto me he sentado en el pc. Y lenny está en la puerta observando al canario moverse en su jaula)