23 de febrero de 2009

Machado

Ayer, día 22 de Febrero, se celebró el 70 aniversario de la muerte del poeta Antonio Machado. Este sevillano, miembro de la generación del 98, tan íntimo en su poesía, decía que ésta era una honda palpitación del espíritu, el diálogo de un hombre con su tiempo. En febrero de 1939, a la caída de Barcelona, huyó de España en una ambulancia y se exilió en Collioure (Francia), donde poco después murió.


En su bolsillo encontraron un último verso: "Estos días azules y este sol de la infancia".


Era un 20 de Agosto y yo cumplía nueve años. Mi tía, que nunca me había regalado un libro, y que no leía poesía, me regaló “Yo voy soñando”, de Antonio Machado, una edición de 1983 de una editorial extraña donde se recopilaban algunos de sus poemas. En la parte de atrás todavía pone: 300 pesetas. Fue mi primer libro de poesía, y memoricé todos y cada uno de los poemas que había dentro. Cuando fui más grande y supe que Machado era sevillano, me costó creerlo, porque lo hacía de Soria o de esos Campos de Castilla.


En fin, aquí el poema que le da título a mi libro, y que siempre se me quedó de un modo especial, porque me ponía a cantar las partes entrecomilladas.


Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
* la tarde cayendo está -:

"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón."

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada."

9 comentarios:

Laura dijo...

disculpen si les mareo con tanto cambio de color. Sigo probando todavía a ver qué combinación me gusta más. No quiero pensar en cómo seré cuando tenga que decorar una casa.
En fin.
Un beso a todos.

Anónimo dijo...

Rojo me parece una mala elección. Demasiado violento, incómodo de ver. Por mucho que digan, creo q el azul de antes estaba mejor.

Anónimo dijo...

Rojo me parece una mala elección. Demasiado violento, incómodo de ver. Por mucho que digan, creo q el azul de antes estaba mejor.

Anónimo dijo...

Jeje, cuando dices "que le da título a mi libro" buscaba yo algo de regeros de existencia o algo... pero he deducido que se trata del título de tu libro de Machado, jeje.

herrero dijo...

Unha vez tiven un cravo
cravado no corazón,
i eu non me acordo xa se era aquel cravo
de ouro, de ferro ou de amor.
Soio sei que me fixo un mal tan fondo,
que tanto me atormentóu,
que eu día e noite sin cesar choraba
cal choróu Madalena na Pasión.
"Señor, que todo o podedes
-pedínlle unha vez a Dios-,
dáime valor para arrincar dun golpe
cravo de tal condición".
E doumo Dios, arrinquéino.
Mais…¿quén pensara…? Despois
xa non sentín máis tormentos
nin soupen qué era delor;
soupen só que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltóu,
e seica..., seica tiven soidades
daquela pena...¡Bon Dios!
Este barro mortal que envolve o esprito
¡quén o entenderá, Señor!...

Rosalía de Castro
-----

danikardone dijo...

ains, el bueno de antonio... yo tuve la mala suerte de no tener una tía que me lo regalase a tiempo, con lo que hasta él llegué por primera vez a través del cole, con la funesta consecuencia de que me cerré en banda y lo aparqué, a él y por extensión a todo lo versado y rimado, como si de un aliado del opresor se tratase xD
por suerte mi camino paralelo por la prosa, en la que el gran jules verne me introducía el verano tras los cinco, se acercó cada vez más a la riba de eso que tan tontamente se viene a llamar prosa poética, hasta que un día descubrí que si se pone un pie en cada camino, el camino se hace uno, y mucho más amplio :)

un beso sangriiento

Víctor dijo...

Sí, el rojo es llamativo, de eso no podemos dudar. Quizá hace un tanto más complicada la lectura, pero con tal de que establezcas un color definitivo para tu blog soy capaz de decir que me gusta, jaja.

Por cierto, estoy intentando agragar en mi blog a la gente que sigo, pero no logro entender cómo se hace.

Agradecería ayuda. Quiero poner tu blog y unos cuantos más que hay por ahí interesantes.

Gracias. Por cierto, me gustó lo que leí, sólo que yo aún no he llegado a Machado. Cosas que pasan.

Salud!

Mauro dijo...

La pasion, una espina que clava y molesta, te la arrancas y te mueres de ganas de que te hiera de nuevo.

No hay caso,
i cant get no satisfaction

PD. Leo lo que publicas de Machado, genial, pero...¿no hay mar en la poesia española?

Ahora si,
besos

José María Cumbreño dijo...

Gracias por acordarte de los maestros. Por cierto, hay un poema de Miguel D´ors titulado "Fatum" en el que recrea de manera magistral la vida de Machado. Te gustaría.
Un beso.