12 de agosto de 2009

Curiosidad

Campanilla salió del baño a medio vestir, con el pelo revuelto y la piel todavía candente. Miró a Peter, adormecido entre las sábanas con su ridícula expresión de danza sobre las estrellas. Ella se sentó en la cama mientras se colocaba el tacón izquierdo. Mirándole por encima del hombro, le preguntó: ¿Saciaste ya tu curiosidad sobre los polvos mágicos?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno! Dudo que nadie se sacie de polvos mágicos... una vez que los pruebas ya no los puedes olvidar.

Un abrazo.

Reinadelmango dijo...

Conociendo a Peter, a los veinte minutos estará preguntándose por alguna otra cosa... ¡Niños!

almassy dijo...

Todos los días Cecilia limpiaba su casa, limpiaba el salón, limpiaba el cuarto de baño, limpiaba los cuartos, recogía en cada esquina las telas de araña que cada noche dejaba la maldita arañita que vivía en su casa. Todas las mañanas sacudía las sába ...nas y hacía las camas, pero un día dijo: "estoy harta de sacudir polvos ajenos". Hoy es la prostituta más respetada en el pueblito de Las Navillas, en Toledo

Joaquín Artime dijo...

Hay ahí una desproporción de seres que me preocupa... Pero qué bueno!

Anónimo dijo...

¿Es que a nadie le parece sencillamente gracioso?
Oh mierda, olvidaba que la mente de los humanos es como un casquete con un tío inmaduro.

El capitán Garfío

Béatrice, Bea, Beatrix... dijo...

Me encantó

hadanevada dijo...

jo, que bueno, me encantan sus personajes y el momento, la ilusión real como la vida misma en que los recreas...simplemente genial...lau...