4 de septiembre de 2009

Déjame...

Déjame atragantarme con las espinas
toser hasta romperme las cuerdas
clavar las uñas en el mantel
desgarrarme los dedos
abatir nuestra mesa con el vientre
mientras abrazo el cuello de la botella
como si allí hubiera otra garganta
lista para ser usada
por el futuro cadáver de mi lengua
no grites
si notas que se me quiebra el aire dentro
y me voy volviendo azul
es mi color favorito
sabías
No te apures
si me reduzco sobre mí misma
o si arqueo el lomo como los gatos
no llames a nadie
las interferencias del aire se curan pronto
los estertores parecen complicar la tarea
y un rumor como de agonía inacabable
puede aplastarte el ánimo
pero no decaigas
y sobre todo no grites
nunca me han gustado los numeritos
y menos en nuestras cenas
tan serias

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No podría... o eso creo

a pena grande dijo...

Ese título...
Lau, nos leemos el alma.
Al final todo es muy sencillo:
Hoy no he tomado ni una pastilla.
Debería comprarme un pastillero como ése que anuncian en la revista-catálogo.
Suena un timbre si te has olvidado de la pastilla.
Y, ¿por qué se olvida uno de la pastilla?
Porque la mente va a toda pastilla.
Entonces, será cuestión de frenar, ¿no te parece?
Menos mal que no escribí aqui hace una hora. Hubiera sido muy injusto.
Pero arropé a alguien que estaba teniendo pesadillas y eso me calmó un poco. Bueno, un mucho.
Pesadillas, nightmares....yeguas nocturnas..
¿Tú también arropas a mi niñita presumida?
Claro que sí. Si lo haces conmigo, qué no harás por ella?
Hace una hora hubiera escrito que cuando algo es nocivo para mi salud, lo arranco.
En eso soy gélido. Ni un eslavo lo sería más.
No se trata de que haya intención de ser nocivo. Sino de si, en el fondo, así resulta.
Reivindico el derecho a ser tremendamente injusto.
Lau, hermana, ya me has visto varias veces decir "Déjame" o "Te dejo".
Te soy sincero... cuando soy "yo mismo", no me importan los árboles con iniciales, ni los ecos más madrugadores. Prima mi salud, y huyo por piernas.
Sí, incluso estas piernas alcanzan.
Mi orgullo es muy racional.
Decían los hermanos Everly.. "Tengo mi orgullo y sé como ocultar toda mi tristeza y mi dolor. Lloraré bajo la lluvia".
No, no lloro, porque soy demasiado orgulloso o ya hace demasiado tiempo que estoy seco.
Simplemente ..vengo a casa de mi hermana Lau.. Esta casa que ya vio varios "Déjames".
(Nadie, nadie sabe la fuente de mi dolor. Ni siquiera tú, Lau. Sólo quien gritaba en su pesadilla lo sabe).
La canción:
me_deprimen_los_Everly_de_ahora,_tan_viejos

Allek dijo...

pasaba a saludarte y a invitarte a que pases a mi caja!
un abrazo fuerte!

La paciente nº 24 dijo...

"Déjame atragantarme con las espinas
toser hasta romperme las cuerdas
clavar las uñas en el mantel
desgarrarme los dedos
abatir nuestra mesa con el vientre
mientras abrazo el cuello de la botella.."

Permíteme, para mí que eres tú quien hace el numerito, no te ofendas; es normal lo otro, es casi reactivo o de condicionamiento operante, ¿cómo le pides silencio? Pobre…

Laura dijo...

en absoluto, querida,
no sabes lo intensamente discreta que puedo llegar a ser
cuando quiero...