12 de abril de 2010

Los pájaros no entienden el cristal; ese aire duro, violento, opuesto a su paso, que el hombre inventa para acotar el cielo. No, no es que lo rechacen, de ser así sus brillantes ojos se llenarían de resentimiento, mirarían con recelo ventanas y espejos y el odio iría drenándolos bajo el plumaje hasta resumirlos en livianas estructuras de rencor alado. Ya no serían aves, tan sólo ramilletes de hojas secas, flores muertas que el viento esparce y que un octubre cualquiera desaparecen en la tormenta.

Los pájaros no entienden el cristal y sí la reja.

4 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Grande.

Herman dijo...

"Los pájaros no entienden el cristal y sí la reja". Bravo, Lau.

La paciente nº 24 dijo...

Para subrayarlo entero...y un diamante para romperlo; el cristal, quiero decir.

Anónimo dijo...

Genial. Me ha encantado.