30 de julio de 2009

El día es una tregua.
No imaginas cuánto temo
la madrugada,
embate de bombas vacías
que no me alcanzan la muerte
que no permiten el sueño.

7 comentarios:

La paciente nº 24 dijo...

La madrugada no permite el sueño, pero el día no permite la vida ¿es una tregua eso? ¿o es prácticamente lo mismo? En cualquer caso ya estamos todos muertos ¿no?

Reinadelmango dijo...

No me extraña, mi niña, con el calorazo que hace, que no te puedas dormir. Ánimo, pasará.

A pena grande dijo...

Lau, mis madrugadas son tus atardeceres, como sabes. Me levanto con la sensación de que he perdido otro día. Entonces,ya de madrugada (para ti) intento encontrarlo. Lo busco a oscuras, a tientas. Porque, hermanita, lo que menos deseo es que me alcance una bomba mortal. Presiento que está al caer.. por eso corro en zigzag y siempre acabo en el mismo refugio: el más tardío de los afterhours, que son muros de jeremiadas de garrafón.
Siempre he sido dueño de mi sueño. Me vence cuando se lo permito.
Sé lo que fluye por mis alcantarillas porque siempre hay una canción que parecía dormir en el olvido de las fusas difusas y de repente se me aparece.
Hoy, de camino a nuestra casa, me asaltaron unas líneas de Cohen:
"Queen Victoria
tengo frío, estoy lluvioso.
Sucio como un tejado de cristal en una estación de ferrocarril.
Me siento como una vacía exposición de hierro fundido.
Quiero adornos en todas las cosas,
porque mi amor se ha ido con otros chicos".
La verdad, no sé qué sentido tienen esos versos en mi vida. A mí no me ha dejado ningún amor. Pero así zumbaba la bomba que me dejó sin sueño esta noche.
sense_of_loss

Carz dijo...

Son las llamadas "bombas cojoneras"... zumban y zumban pero a la hora de explotar son un verdadero "bluf".

Un beso :)

ps.- me gusta, pero sólo si es "ficción", en caso contrario me puede el cariño que te tengo, por si te sirve de algo.

Anónimo dijo...

Siempre he distinguido entre lo que es arte y lo que es la persona. Hay quien es incapaz de hacerlo, porque cree que el dolor debe ausentarse de la vida, y que la risa, es levedad y olvido... precisamente porque su aparente compasión es la forma de huir de sí mismo, o misma... :)

Tus textos son cada vez mejores, y deberías escribir con más frecuencia, a pesar de quien crea que la vida es literatura, o de quien confunda la belleza con el indolente deseo del ser, a pesar de los demás... :):)

Besos
L.

A pena grande dijo...

Sí. Coincido con Anónimo, Lau. En todo. Y, por la parte que me toca, me gustaría que dejases aquí más textos.
Eres una hermana impredecible, pero con muchos motivos para serlo. Creo que nunca llegaré a conocer más que tu tona--tu piel de naranja--, pese a nuestra proximidad y al inmenso cariño.
Aunque a veces seas un libro abierto, tienes muchas páginas en negro. Para mí y para todos.
Eres diferente. Y eso se paga muy caro.
Habitas un subsuelo en el que te retuerces y deshilachas. Y de repente sueltas un heyyyy!! que pretendes sea como coger aire y aparentar volver al mundo de los vivos.
Pero ese acuifero, donde te empapas de lodos nada curativos, es tu mundo. Y me temo que siempre lo será.
Luego están aquellas llaves que algún dia serán tuyas y podrás por fin compartir. Déjalas bajo el felpudo, hermana. Yo no voy a usarlas. Pero me gusta imaginar que alguien se inclinará a cogerlas.
¿Quien sabe? Quizás te rescate si te estás ahogando.
"The thrill is gone.
It's gone away from me.
Although I'll still live on, but so lonely I'll be.
Someday I know I'll be over it all baby.
You know I'm free, free now baby.
I'm free from your spell.
And now that it's over,
all I can do is wish you well"
Se_acabó_el_estremecimiento

(Espero que funcione el link, Lauriña. Me ha llevado su trabajo)

Anónimo dijo...

A mí cada madrugada me desangra un poco. Te entiendo. Hace tiempo que no me permiten el sueño.

Besos!