28 de julio de 2009

las mismas cosas

Soñamos las mismas cosas
acabar en una pensión de mala muerte
ahogando en sexo
la angustia de los peces
despertar con la voz entumecida
con las botellas rotas
abriéndonos los pies
ir sangrando hasta el baño
dibujar corazones y flechas rojas
en la alfombra
nombrarnos desde lejos
como en la infancia calcinada
reírnos de la calle
desnudos
enjaulados
y vomitar despacio
la alegría
de no tener que morir
para soñar las mismas cosas

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero juntos... y nada más.

Bienvenida!

La paciente nº 24 dijo...

Y dibujar un camino bajo los pies agrietados; rojos de amapolas. Marchitando hojas sin peciolo y con el tallo pudrirse de las mismas cosas.

Mauro dijo...

Te iba a comentar algo pero no lo haré.

Quizás la proxima vez, cuando la angustia de los peces se haya marchado, cuando la sensación de ahogarse en la red, pegoteado y ligoso, ya no se más que el recuerdo aciago del tener que morir para dejar soñar las mismas cosas.

Joaquín Artime dijo...

Soñemos las mismas cosas.

Ladrón_De_Versos dijo...

Poemon. Saludos!